OPINIÓN: VOZ DE MUJER JOVEN

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia: solo 33% de mujeres en la ciencia

Por: Gabriela Amaro

Las mujeres hemos estado siempre en la ciencia en distintos niveles, pero la historia se ha encargado de esconder los nombres y acontecimientos reales de las participantes, detrás de la sombra de colegas hombres a quienes la ciencia normalmente ha dado gran empuje en comparación de nosotras.

El 22 de diciembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) decidió establecer un día anual para reconocer el rol critico que hacen las mujeres y las niñas en la ciencia.

La ciencia y la igualdad de género son fundamentales para el desarrollo sostenible. Aun así, las mujeres siguen encontrando obstáculos en el campo de la ciencia: menos del 30% de investigadores científicos en el mundo son mujeres según la UNESCO.

Celebrar cada 11 de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia debe ir más allá del reconocimiento en instituciones y otras estancias nacionales e internacionales, se debe tomar en cuenta el rol real que ocupan las mujeres en este rubro y el papel en el que se desenvuelven con acciones reales; en México solo el 33% de mujeres pertenecen a la comunidad científica, y solo uno de cada cinco países en el mundo ha logrado alcanzar la paridad en la ciencia, comencemos desde la educación en donde a las mujeres se les encasilla en determinadas profesiones a diferencia de los hombres, el ejemplo claro de esto es que las mujeres en un 96% del total de los trabajadores se encuentran como docentes para educación básica, seguido de trabajo social y enfermería con un 94% y 91%, respectivamente, según el Institutito Mexicano para la Competitividad (IMCO), sin demeritar las actividades y trabajos, lo que estas cifras nos permiten ver es que las mujeres nos seguimos encontrado inmiscuidas en profesiones más relacionadas con el cuidado-educación y no necesariamente con la ciencia.

La educación en esta cuestión es eje fundamental para dar un cambio radical, iniciando con la educación básica que debe empoderar y posicionar a las niñas en los espacios de ciencia y tecnología, dejar la libertad de aprendizaje: por parte de la sociedad y sistema educativo, así como otros actores también juegan un papel fundamental. Los medios de comunicación y comunidad científica deben tener mayor impulso, apertura y visibilidad para las mujeres y niñas en este rubro, nuestro país y sistema se deben de preparar para promover, incitar, descubrir a las mujeres no solo en la ciencia y en la tecnología, sino en todas aquellas ramas en las que no solo no se nos ha permitido el libre acceso, también se nos ha invisibilizado.

Hacer frente a algunos de los mayores desafíos que pasan en el mundo actualmente, desde el cambio climático hasta la mejora de la salud con la actual pandemia y el tema de salud que se está percibiendo dependerá del impulso de las mujeres, no solo por el hecho de serlo, sino por el talento que representan, la diversidad en este campo amplía el número de investigadores, por tanto, más conocimientos y soluciones para nuestra mejora de vida y desarrollo humano.

Dejemos de felicitar y comencemos a actuar, abrir espacios para las niñas y mujeres en todos los espacios, hacer trabajo en conjunto: sociedad, entidades privadas y gobierno.

Gabriela Amaro
Lic. En Ciencias Políticas y Administración Pública por la UAEMEX
Fundadora y Presidenta de ProEquidad A.C.
Emprendedora
Feminista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *