Foto Especial

Feminicidios en México ¿Basta con reconocer la violencia?

Por Pamela Castañeda

En el marco del Día Internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños es necesario reconocer y actuar ante otros tipos de violencia que atentan contra las mexicanas, una de ellas, el feminicidio.

Con base en información de La Organización de las Naciones Unidas (ONU) el feminicidio se refiere al asesinato de una mujer por el hecho de serlo, el final de un continuum de violencia y la manifestación más brutal de una sociedad patriarcal. El feminicidio es parte de las múltiples y complejas violencias contra las mujeres, y no puede entenderse sólo como un asesinato individual, sino como la expresión máxima de esa violencia, en la que el sometimiento a los cuerpos de las mujeres y extinción de sus vidas tiene por objetivo mantener la discriminación y la subordinación de todas.

El pasado mes de marzo Nira Cárdenas, oficial de derechos humanos de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos Humanos (ONU-DH) informó que entre 2017 y 2020 los feminicidios ocurridos en México incrementaron de 7 a 10,5 decesos por día.

Para dimensionar las repercusiones de esas cifras basta con ver que esas diez mujeres pertenecían a 10 familias, cada una con un círculo de amistades, colegas, padres y madres que ya no verán de nuevo a sus hijas; Hijos e hijas que hoy se encuentran en la orfandad. Las consecuencias de que una mujer sea privada de la vida, trascienden el plano individual.

Existen casos como el de Fátima Cecilia Aldriguhett Antón quien acudió a clases el pasado 11 de febrero sin saber que ya no iba a volver a casa. El cuerpo fue encontrado 4 días más tarde en un baldío de Tláhuac, Ciudad de México, envuelto en una bolsa de plástico con signos de violación y de tortura.

Ingrid Escamilla quien fue asesinada el 9 de febrero del presente año por su pareja sentimental identificado como Erik Francisco Robledo quien, después de apuñalarla y desollarla, intentó deshacerse del cuerpo.

A esos dos casos se suma una larga lista de nombres, Danna Mariam Reyes, Jessica Mondragón, Mara Castilla, Lesvy Berlín, Abril Pérez y cientos de casos que han ocurrido en México y que no deben quedar en el olvido, si se toma en cuenta que por día 10 mujeres son asesinadas y el basto número de actores y factores, que intervienen, se puede decir que México es el peor lugar para ser mujer.

Para ilustrar la situación que viven las mujeres en México basta con hacer una comparación con las cifras de muertes ocurridas en Siria, país declarado como zona de Guerra desde marzo de 2011 y cuyo Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Syrian Observatory of Human Rights) informó que 316 personas fueron asesinadas en junio del presente año de las cuales 68 eran civiles incluyendo cuatro mujeres cuya edad rondaba los 18 años. A manera de reflexión, en una zona de guerra 4 mujeres fueron asesinadas en un mes y en México, un país libre y soberano como su propia constitución lo sustenta, un promedio aproximado de 300 mujeres al mes son asesinadas.

Por otro lado, resulta imperativo reconocer que las mujeres son víctimas de feminicidio bajo diversas circunstancias que dependen de las particularidades de sus contextos, los tipos de feminicidio en México que Patricia Olamendi describe a través de su trabajo Feminicidio en México publicado en 2017, son 14:

FeminicidioCaracterísticas con base en circunstancias y modus operandi
  ÍntimoMuerte una mujer cometida por un hombre con quien la víctima tuvo o tiene vínculo intimo  
No íntimoMuerte de una mujer cometida por un hombre desconocido, la víctima no tenía vínculo con él aun si compartieran vecindario.  
InfantilMuerte de una niña menor de 14 años cometida por un hombre con relación de responsabilidad, confianza o poder que le otorga su situación adulta sobre la minoría de la niña.  
FamiliarMuerte de una mujer en una relación de parentesco entre la víctima y el victimario ya sea por consanguinidad, afinidad o adopción.  
Por conexiónMuerte de una mujer por encontrarse en “la línea de fuego” por parte de un hombre en el mismo lugar en el que mata o intenta matar a otra mujer.  
Sexual sistémico desorganizadoLa muerte de mujeres acompañada de secuestro, la tortura y/o violación. Se presume que los sujetos activos matan a la víctima en un periodo determinado.  
Sexual sistémico organizadoLos sujetos activos (victimarios) actúan como una red organizada de feminicidas sexuales con método consiente y planificado en un largo e indeterminado periodo.  
Por prostitución o por ocupaciones estigmatizadasEs la muerte de una mujer que ejerce la prostitución y/u otra ocupación (como strippers, camareras, masajistas o bailarinas en locales nocturnos) cometida por uno o varios hombres. Incluye los casos en los que el victimario (o los victimarios) asesina a la mujer motivado por el odio y la misoginia que despierta en éste la condición de prostituta de la víctima. Esta modalidad evidencia la carga de estigmatización social y justificación del accionar delictivo por parte de los sujetos: “se lo merecía”; “ella se lo buscó por lo que hacía”; “era una mala mujer”; “su vida no valía nada”.  
Por trataEs la muerte de mujeres producida en una situación de trata de personas. Por “trata” se entiende la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, ya sean rapto, fraude, engaño, abuso de poder o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de la o las personas con fines de explotación. Esta explotación incluye, como mínimo, la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos forzados o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.  
Por tráficoEs la muerte de mujeres producida en una situación de tráfico de migrantes. Por tráfico se entiende la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente, con el fin de obtener directa o indirectamente un beneficio financiero u otro beneficio de orden material.  
TransfóbicoEs la muerte de una mujer transgénero o transexual y en la que el victimario (o los victimarios) la mata por su condición o identidad de género transexual, por odio o rechazo de la misma.  
LesbofóbicosEs la muerte de una mujer lesbiana en la que el victimario (o los victimarios) la mata por su orientación sexual, por el odio o rechazo de la misma.  
RacistaEs la muerte de una mujer por odio o rechazo hacia su origen étnico, racial o sus rasgos fenotípicos.  
Por mutilación genital femeninaEs la muerte de una niña o mujer a consecuencia de una práctica de mutilación genital.  
Fuente: Patricia Olamendi, Feminicidio en México, Inmujeres, México, 2017.

Todo lo incluido en el trabajo de Olamendi, son factores y actores que pueden y que atentan contra la vida de la mujer mexicana que se ven reflejados en números que de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) van en aumento, los estados con mayor número de casos por feminicidio en un acumulado de enero a julio del 2020 son: el Estado de México con 80 casos, le sigue Veracruz y Ciudad de México con 54 y 43 casos respectivamente, Puebla y Nuevo León ocupan el cuarto y quinto lugar ambos con 39 casos y Jalisco con 34.

El 22 de enero de presente año el Instituto Nacional de la Mujeres informó que 13 estados del país han sido declarados con Alerta de Violencia de Genero contra las Mujeres (AVGM) concebida como un mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres y que consiste en un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida y/o la existencia de un agravio comparado que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres en un territorio determinado (municipio o entidad federativa).

Los primeros 5 estados que figuran en esa lista son Estado de México (11 municipios), Morelos (8 municipios), Michoacán (14 municipios), Chiapas (7 municipios con alerta, 16 más que requieren acciones específicas) y Nuevo León (5 municipios). Sin embargo y a pesar de que en esos estados está activa la alerta de género, tal como muestran los datos del Secretariado Ejecutivo, los feminicidios siguen al alza.

En respuesta a la necesidad de atender el tema de la violencia feminicida han surgido diversos movimientos como #UnDíaSinMujeres o #UnDíaSinNosotras lanzado por el colectivo Brujas del Mar, una protesta realizada el pasado 9 de marzo contra la violencia feminicida[UdW2] , a través de la suspensión de actividades laborales, escolares, domésticas o de compras y en caso de que las circunstancias no les permitieran suspender sus labores pedían solidaridad a través del uso de una prenda morada, todo esto con el fin de mostrar la importancia y lo indispensable del papel de la mujer en la sociedad y las afectaciones que trae consigo el que no estén.

Así como el colectivo Brujas de mar, otros más se suman a la causa por una vida libre y segura para las mujeres, uno de ellos es elFrente Feminista Nacional cuyos objetivos expresados en su página oficial frentefeministanacional.org son:

  • Construir una fuerza política nacional feminista, encaminada a la eliminación del patriarcado.
  • Fortalecer el ejercicio de la ciudadanía plena, activa e informada encaminada al empoderamiento, liderazgo y autonomía de las mujeres.
  • Reconocer el cumplimiento y goce de los derechos de las mujeres con justicia, inclusión, desde un enfoque intercultural, inter-generacional e inter-intragéneros.
  • Visibilizar, denunciar y erradicar las violaciones de los derechos humanos de las mujeres en todas las etapas de su vida y circunstancias.
  • Incidir con una agenda feminista en las políticas públicas en el ámbito federal, estatal y municipal y en los poderes ejecutivo legislativo y judicial.
  • Exigir la transversalidad de género en todas las políticas públicas y presupuestos, con recursos suficientes, progresivos, con procesos de transparencia, rendición de cuentas, y descolonizantes.
  • Dar seguimiento al cumplimiento por parte del Estado mexicano de los derechos humanos de las mujeres, establecidos en el marco legislativo, ejecutivo y judicial, internacional y nacional, así como en los ámbitos estatal y municipal.

Otra asociación es la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (CONAMI) Región Sur, cuya descripción incluida en el sitio www.myworldmexico.org/uncategorized/coordinadora-nacional-de-mujeres-indígenas-conami-región-sur/ las define como un grupo de mujeres mayas de la península de Yucatán. Trabajan con las comunidades indígenas del estado de Quintana Roo, promoviendo los derechos sexuales y reproductivos, y a una vida libre de violencia para todas las mujeres y niñas. Han trabajado por el desarrollo sostenible de sus pueblos indígenas y de México. La CONAMI de la región sur trabaja para poner fin a todas las formas de violencia en la zona maya de Quintana Roo. A través de la educación, capacitación y sensibilización sobre los derechos de las niñas y mujeres indígenas.

En un país donde cientos de mujeres han sido privadas de la vida por el hecho de serlo existen personas como María Salguero quien creó un mapa de feminicidios a través de Google Maps y que se puede consultar a través del Blog YO TE NOMBRO: EL MAPA DE LOS FEMINICIDIOS EN MÉXICO, según la misma descripción del blog, el registro se hace con base en feminicidios reportados por la prensa y muestra datos recabados desde 2016 hasta el presente año.

El mapa muestra círculos con una cruz blanca en el centro y se aprecian cinco colores diferentes, cada color representa un año distinto naranja para 2016, morado 2017, azul 2018, amarillo 2019 y verde 2020.

Captura de pantalla tomada del BLOG Yo te nombro: El mapa de los feminicidios en México

Además de mostrar la ubicación, al tocar cada cruz se despliega la información que se tiene sobre ese caso en específico. Algunos ya tienen nombre y apellido, otros reservan la identidad y otros más aparecen como sin identificar. Al igual que María Salguero existen otras mujeres tomando acciones en torno a los casos de feminicidio que todos los días ocurren en México.

Captura de pantalla tomada del BLOG Yo te nombro: El mapa de los feminicidios en México

Tal es el caso de Frida Guerrera, como se hace llamar la activista mexicana Verónica Villalvazo quien, tras sostener un chat privado con el presunto asesino conocido como el Monstruo de Toluca, obtuvo la confesión de los feminicidios cometidos e incluso la ubicación del sujeto, gracias a la información que Frida obtuvo y proporcionó a las autoridades se logró la captura del multihomicida.

Existe también el colectivo Madres Buscadoras de Sonora quienes a través de su cuenta Oficial de Facebook se definen como “madres en busca de personas desaparecidas o restos humanos, para traer paz a otras familias que se encuentran enlazados por el mismo dolor, no se buscan culpables solo queremos lo que un día se nos arrebató”.

Las instituciones dan cifras oficiales pero en todos los casos antes mencionados las organizaciones, los colectivos y activistas son mujeres procurando mujeres y tal como sus acciones lo muestran la brecha que hay entre un la prevención, la ejecución de un feminicidio, la aplicación de justicia y las medidas necesarias para que esto ya no ocurra parecen estar aún muy lejanas la una de la otra, tanto que ellas han tenido que emprender acciones por cuenta propia, con un solo propósito, exigir justicia, prevenir, visibilizar y erradicar los feminicidios en México. ¿Algún día llegará la paz que las madres buscadoras de sonora y todas las mexicanas merecen?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *